Entendiendo sin entender

Las múltiples miradas siempre serán parte de todo lo “humano”. No existe realidad de miradas absolutas o sentidos clausurados, incluso las más contantes interpretaciones nunca están bañadas de absoluta certeza, a no ser que se sustenten en una fe ciega.

El conflicto Palestino Israelí es una de esas realidades que vista desde diferentes ángulos puede tener diferentes interpretaciones.

No obstante, yo deseo pararme desde una de esas miradas, no sé si la más justa, no sé si la mejor; sin embargo, sé que es la mirada de aquellos que poseyendo no poseen y de aquellos que siendo no lo son.

Las mañanas que me despierto a las 3 am para ir a monitorear el ChekPoint no puedo dejar de pensar que hace 1 hora otros, hombres y mujeres, se han despertado y están en camino al borde fronterizo para entrar a Jerusalem y trabajar un día más.

Tampoco es fácil estar ahí parado en medio del frío viendo pasar gente como parte de una danza sin fin de deshumanización.

Sin embrago, esto es sólo una nota de color más frente a todo lo que sucede aquí. El sábado pasado visitamos la adea Al-Khader, el motivo: un grupo de colonos israelíes había bajado desde su asentamiento y había destruido los cultivos de olivo de un Ibrahim, un agricultor de unos 67 años. Qué motivo esta destrucción, que lleva a un grupo de personas a destruir el sustento económico de otros y atentar de esa forma contra la vida misma. Las respuestas se las dejo a usted.

La ocupación no es solo de tipo geográfico sino, además ideológico, político y hasta cultural, o cómo explicamos por ejemplo que al sur de una pequeña población llamada Beit Sahour, cada viernes un grupo de colonos venga al parque e intimide a las personas que allí se encuentran o cómo describir la vez que en el mismo lugar estos mismo colonos decidieron celebrar sus actividades culturales (Celebración de una de las festividades Judías), sin ningún tipo de consentimiento de la comunidad del sector.  Debo aclarar que el parque no esta en territorio israelita y menos aún dentro de lo que se llama la zona C (Zona palestina bajo control de Israel).

Este tipo de actitudes no son actitudes de una guerra declarada. No es un conflicto armado. Mi pregunta es entonces; ¿qué tipo de conflicto es este? No hablo a nivel macro-político simplemente intento poner en evidencia, desde esta perspectiva, que la violencia simbólica y la injusticia son armas tan potentes como un rifle o una bomba y sobre todo cuando son accionadas con la constancia que suceden en este territorio.

Escribo desde Palestina, la ocupada, la que muchos desean, la que ama estar en paz pero la que desde múltiples lugares a llorado sus muertos de tantos bandos como posibilidades ideológicas existen.

Tal vez se me pueda acusar de no ver la dimensión del conflicto en su totalidad, de no reconocer que el pueblo israelí también ha sufrido a causa de las guerras que ha tenido que soportar, que también han llorado sus muertos y sufrido el horror del hambre y la injusticia. Pero, seamos claros, hace cuanto fue eso?, hace cuanto que son los del otro lado de la frontera, la apropiada, la tomada, la expropiada, los que día a ida pasan los controles, los que día a día duermen con el temor a recibir una orden de demolición de sus casas.

Y es que desde la lógica del derecho no tener el permiso para construir hace que tu propiedad sea ilegal pero lo que esa lógica no dice es que ese derecho lo otorga un poder que no esta interesado en dártelo, por tanto, tu derecho termina siendo algo que es sin ser.

Y ni hablar de los derechos a cultivar la tierra o a la educación como en el caso de la estudiante de Gaza que la corte suprema israelita prohibió su salida de Gaza y por lo tanto no pudo seguir estudiando en la Universidad de Belén.

En fin si se quiere encontrar buenos y malos ustedes deciden o si se quiere buscar justificación a la injusticia vivida hoy en Palestina, la ocupada, háganlo pero desde este humilde lugar no deseo conceder una posición neutral sobre  la violación de los derechos humanos (DDHH).

Mi lado no es Palestino ni Israelí pero mientras estas violaciones sigan siendo parte de un pueblo ocupado y de mano de otro que todo lo justifica con la bandera d lea seguridad, estaré del lado de la vida y no de la muerte, del lado de la acción de paz y no de la acción de dominio y control.
Como latinoamericano se muy bien que es la colonización y se cuento cuesta escarcela de la cabeza y no puedo hacer otra cosa que ver como día a día este “Estado” no es más que una maquina de colonización a todo nivel.

Desde la tierra histórica del nacimiento de Jesus, Belén, escribo para los que no desea simplemente ver sus ideologías justificadas por el desconocimiento de lo que sucede.

Nota: decir que vivo aquí y que no sé de que estoy hablando sería como pensar que las burbujas de jabón existen sin el mismo aire que las produce.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s